martes, 20 de septiembre de 2011

Cosas que aun me sorprenden


El peaton que peor cruza por la calle, en diagonal y de espaldas a la conducción, casi siempre es anciano, cojo o con algun impedimento para andar y reaccionar ante un imprevisto.

En sitios con muchas madres con bebes en brazos, en cuanto una mueve a su bebé, empiezan todas a menearse con sus bebes como si se extendiera una epidemia de baile de sanvito.

Las señoras mayores que van del brazo al mercado se paran cuando una de las dos empieza a contar algo interesante.

Cuando la llamada de movil es con alguien muy familiar, tu madre o un hermano, bajas automáticamente el nivel de cortesía del lugar en el que estás, se ha llegado a dar el caso de una administrativa que se tiró un pedo en la ofi porque su cerebro pensó que estaba en el entorno familiar.

Cuando haces alguna actividad fuera de lo habitual en la que hay que taparse la cara te transformas automáticamente en un psicópata asesino:
Los manitas que se ponen a quitar el alicatado de su casa, se transforman en Hulk.
Los que juegan al paintball, se transforman en comandos asesinos.
Amos de casa que se tapan para dar una paliza a la alfombra, Puf, no quiero ni pensarlo.
Esos maridos que el domingo se ponen las gafas de seguridad para cortar el césped, como si tuvieran la espada de Aragorn.


Cuando en una película la cámara sigue a los actores a un ascensor tu cuerpo experimenta un inexplicable empuje hacia arriba directamente proporcional a la fuerza de empuje de tu ascensor habitual.

Y seguiremos indagando

Te lo digo yo y la Dirección General de Trafico


Según mi humilde experiencia como conductora me atrevo a haher un pequeño catálogo de conductores y conductoras dividiéndolos en diversos grupos. Los buenos conductores, como sois todos mis lectores, no sereis analizados, aquí solo pasaré a describir conductas peligrosas para que cuando os los encontreis sepais que es preferible evitarlos.


Tipos de conductores varones:

Conductor juvenil:
Ya llevaba tiempo conduciendo antes de sacarse el carnet. Así que una vez hecho el esfuerzo de hacer el examen, da rienda suelta a todos los vicios de la conducción de un conductor senior.
Suele identificarse por el coche dado que de el conductor solo se ve una gorra de visera justo en el limite del volante y la ventanilla. Cristales tintados, que no sé para que los querrá tan oscuros puesto que luego abre las ventanillas para que se escuche el estruendo “musical”. Los coches suelen ser deportivos golf, audi, león, incluso bmw dependiendo del poder adquisitivo de su ingenuo padre, al que le han dicho que necesitan el coche por si les sale un trabajo lejos de casa.

Su modo de conducción tiende a ser agresivo, y fugaz, cuando quieres insultar ya se  han marchado BIP BIP.

El conductor padre de familia que no quiere que se le note.

Aunque lleve pegatinas de Hello KItty o parasoles de spyderman conduce con el asiento reclinado hacia atrás y con una sola mano en el volante en plan deportivo (pasivo agresivo). No sé si todos tienen escoliosis o codo de tenista porque suelen ir inclinados hacia el asiento del copiloto con el codo en el reposabrazos central. Aun no entiendo esa postura a no ser que sea para poder reñir a los hijos sin girarse mucho. Aunque, claro, ayuda mucho a la hora de girar el volante con una sola mano para aparcar.
Llevan monovolúmenes o familiares, el mas chulo puede que tenga un todocamino con guardabarros plateados convencido de que algún día ira al monte con el coche para amortizar la inversión.

Conducen bien a pesar de que suelen olvidarse de los intermitentes y su dilatada experiencia en la conducción les hace bronquear y dar lecciones de conducción a todo el que se cruza. Esto se acentúa si el contrario es mujer.

Un dato importante es que se les altera totalmente el carácter si llevan a su mujer al lado. Pueden ser muy violentos si creen que tienen algo que demostrar ante su esposa o pareja y son los que se bajan del coche remangandose dispuestos a defender su “opinión” si el que va en el asiento de atrás es su hijo varón preadolescente.

El conductor senior.

Llevan conduciendo desde que el primer homo sapiens inventó la rueda. O llevan coches super viejunos, que no alcanzan mas de 80km/h o unos Mercedes impresionantes por si tienen una accidente que a ellos no les pase nada.
Normalmente el hecho de que ellos estaban allí antes de que se asfaltasen las calles (“yo ya conducía por aquí cuando mi padre aun llevaba las ovejas al mercado”) les hace pensar que tienen preferencia en rotondas, cruces, cedas el paso y demás. Hace siglos que les dieron su carnet solo por saber aparcar y no se han molestado en saber si se cede al que dejas a la derecha o al que dejas a la izquierda.
Normalmente esta información es irrelevante puesto que suelen llevar la espalda tan derechita que nunca jamas se giran a mirar los retrovisores.
No suelen entrañar mucho peligro porque normalmente les ves venir con suficiente tiempo como para echarte a un lado. Aunque ojo con girar la rotonda en un carril mas exterior que ellos porque si deciden que esa es su salida ya puedes agarrarte fuerte.




Tipos de conductoras mujeres.

La novata miedica.
Probablemente ya lleva mas de un año con la L pero no la quita “por si acaso”.

Nada mas entrar en las autopistas se tira sin mirar al carril del centro, donde permanecerá invariablemente a 70 u 80km/h hasta que decida salir, que también lo hará apretando fuerte los puños y los dientes arrasando al del carril de su derecha.
No suelen girarse a mirar el ángulo muerto porque con sus manos perfectamente puestas en las 10:10 acostumbran a salirse del carril al girarse.

Conducen muy cerquita del volante porque necesitan ver el morro del coche y asi poder calcular las dimensiones.
Esto es muy importante a la hora de aparcar puesto que le pueden dedicar toda una mañana a esta ardua tarea. Y a pesar de tener coches pequeños siempre eligen sitios muy grandes para dejar su coche y si lo dejan mal, la culpa siempre será del de delante o el de detrás que lo han dejado muy separado y les ha quitado la “referencia”. Acostumbran a aparcar ocupando el espacio de dos coches en un intento por evitar que al aparcar el siguiente les roce su parachoques, es una batalla perdida puesto que por esa razón siempre suelen llevar rayadas con llave las puertas del coche. Luego dicen “me han rayado otra vez el coche, no lo entiendo, me tienen manía”

Las conductoras senior.

Al contrario que los conductores senior no tienen gran experiencia en la conducción, o el marido les ha dejado el coche al jubilarse o se han comprado uno con sus ahorros y ayuda de sus hijos hartas de tener que aguantar los gruñidos del marido cada vez que hay que llevarlas al bingo.
Aterrorizadas ante la posibilidad de rayar el coche (si pudieran lo rodearían de neumáticos como los barcos) conducen con un cuidado tan extremo que consiguen que se les cale el coche en las condiciones mas variopintas. Entonces suele verse dentro del vehículo 5 cabezas con permanente girando para todos los lados de manera descontrolada (porque nunca van solas suelen llevar a las amigas al bingo)
No suelen aparcar en garajes subterráneos con lo cual si tienen que hacer 20km mas con tal de ir a un supermercado con aparcamiento descubierto no les importa ir mas lejos.

Suelen mas peligrosas aparcando que conduciendo.

La madre de niños en edad escolar.

Suele llevar el coche más guarro que un contenedor de obra. Por dentro restos de las meriendas de los últimos meses, piedras/tesoros del parque, muñecos y algun que otro resto biológico de difícil eliminación.
Por fuera los cristales sucios de la última tormenta de verano, barro del parque, arañazos por dejarlo en segunda fila, los cantos de las puertas descascarillados.  Y en la cabeza la firme idea de que “en cuanto tenga unos días lo llevo a pintar”.
Normalmente conducen mientras bronquean a algún hijo, con lo cual son personas altamente propensas a choques de alcance. Los subterráneos de los centros comerciales están decorados por la pintura de sus carrocerías. Y lo mejor es que hace tiempo que no les importa.
Al lado del cole de sus hijos hacen respetar la velocidad hasta a las ambulancias con moribundos dentro, pero una vez con sus hijos a salvo en el interior de sus coches, van arrasando perros, bicicletas y gente confiada cruzando inútiles pasos de cebra.

Las fresitas.

Estas solteritas supermonas y arregladas suelen conducir bien pero las quería introducir en esta categoría porque ni en el Toys´r´us se ha visto nunca tanta cantidad de peluches.
Y solo por esta característica no podía dejarlas fuera de la calificación.

La DGT nos recalca cada campaña que los peligros de la carretera son la velocidad, el alcohol, el cansancio, etc, cuando el único peligro real de la carretera son los propios conductores.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Pasarela Alcobendas

Una vez descubierta la famosa modelo, como paparazzi que soy repetiré mi asistencia a ese bar para ir recopilando modelos y poder copiar el estilazo al vestir y la combinación de colores.
Tanto acierto no cabe en una sola persona.

Me queda tanto que aprender aun...




La segunda foto (la derecha) no se aprecia muy bien: lleva mallas negras bajo el vestido azul.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

A veces veo cosas (2)

Ya os enseñé la cara de Blancanieves que veia en mi trabajo. Ahora doy un paso hacia el más dificil todavía.

digamos que en los azulejos de mi baño veo esto:
 Lo señalo para que lo veais mejor.
 Parece una carita ¿verdad?
 Mirad a quién tengo en el baño.
Decidme si me equivoco.